De amores reversibles, “Mentiras de verano” de Bernhard Schlink

0
Posted August 7, 2012 by in Bernhard Schlink
mentiras de verano

Rating

Ritmo
9.0


Estructura
8.0


Argumento
9.0


Estilo Narrativo
8.0


Total Score
8.5

8.5/ 10

Ficha Técnica

Precio: 13,29 euros
 
Autor:
 
Editora:
 
Formato:
 
Nacionalidad:
 

“Mentiras de verano”, de Bernhard Schlink. Son todas ellas historias que suceden un verano: verano como tiempo que tuvo un fin o como recuperación de lo perdido. Historias de amor, todas ellas, dulces y dolorosas como la música de Bach que suena en la penúltima de estas historias: “una dulzura (la música del barroco=, en parte dolorosa y en parte dichosa”. Como es el amor, el recién nacido, el de hijos a padres desconocidos, de matrimonios viejos que en el camino se han ido perdiendo y, un verano, de pronto, quieren volver a conocerse antes de que la muerte les separe, con dulzura y mientras duermen. “El día en que dejé de querer a mis hijos no fue distinto a otros días”: así arranca “El viaje al Sur” y el final de este hermosísimo libro de cuentos melancólicos.

by Miss K.
Full Article

“Mentiras de verano”, de Bernhard Schlink, Libros Recomendados

Traducción de Txaro Santoro. Editorial Anagrama (2012). País: Alemania. Páginas, 264.

Cada uno de los siete relatos es una nouvelle en sí, tal es la fuerza que los arma y estructura, el carácter de sus personajes, olores (incluso la agnosmia de su última protagonista) y atmósferas. Tal vez sólo el ritmo tengan en común, todos ellos: ágil, decidido; y el estilo narrativo, precioso sin pretensión preciosista; equilibrado, bonito.
Habla Bernhard Schlink en realidad de la relatividad de los sentimientos, del tiempo y la vida que continuamente huyen, desvaneciéndose, como las hojas en el motete de Johan Sebastian Bach: “Somos como la hierca, como flores, como hojas que caen; todo desaparecen en cuanto sopla el viento”. Desparece la vida con el verano, en el otoño que ya no es símil de infancia, inocencia, descubrimiento, curiosidad; desaparece la infancia que es la patria íntima de cada uno, y con ella, todo se desvanece. Somos los sueños de nuestra infancia y luego viene aquello en que nos hemos convertido, y para superar, eso, la infancia, la memoria nos miente y traiciona y nos cuenta un verano distinto del que fuimos. “Now, if not forever, is sometimes better than ever”. Pues eso, que dejemos que el verano nos mienta y nos cree la ilusión de lo que luego no será la vida.
Apenas he citado al autor y no es gratuita la omisión. Me atrajo del libro la reseña que de él hace la editorial Anagrama http://www.anagrama-ed.es/titulo/PN_805, pero no el autor, que había escuchado mencionar, sin más. Gran omisión no haber leído “El lector”, su libro más vendido y premiado, posteriormente adaptado al cine. No quise saber del escritor hasta no haber leído sus mentiras, para hacerme una composición propia. Ni siquiera averigüé de antemano su nacionalidad. Pero al poco que el lector se asome a la primera de estas historias, adivinará detrás de su autor una personalidad en conflicto permanente con el orden establecido que ha hecho suyo y los vaivenes de su sentimiento y su anhelo de libertad. Alemán, para más señas. Descubro ahora que Bernhard Schlink, que se inició en la Literatura con una serie policíaca y de mano de un personaje al que denomino Selbst (yo mismo), no sólo es germano del norte, sino juez en la corte constitucional de su estado de origen, Renania-Westafalia. Ahí es nada la contradicción a la que debe de enfrentarse en este desordenado mundo de la escritura como bella arte. Contradicción de por vida o un largo verano lleno de mentiras. Para más datos: a quienes sí hayan leído o visto “El lector”, el argumento está basado en su propia experiencia amorosa.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response

(required)


','

'); } ?>