Adolescencia en carne viva: “Fabricación casera”, de Ian McEwan.

0
Posted May 30, 2012 by in Ian McEwan
Ian McEwan

Rating

Ritmo
9.0


Estructura
5.0


Argumento
7.0


Estilo Narrativo
9.0


Total Score
7.5

7.5/ 10

Ficha Técnica

Precio: 0,94 €
 
Autor:
 
Editora:
 
Formato:
 
Nacionalidad:
 

Es un relato corto de un Ian McEwan joven y aún novel (27 años), que luego despuntó y descubrimos en grandes novelas como “Expiación”, “Amor perdurable”, “Amsterdam” y un largo etcétera, de las que sólo e incomprensiblemente “Solar” puede encontrarse en ebook en su traducción al español. Es un cuento no sólo de juventud sino de iniciación, perteneciente a su primer volumen recopilatorio “Primer amor, últimos ritos”: ocho relatos conducidos por una obsesión frente a la muerte y el sexo, en los que el autor se recrea en asuntos absolutamente incorrectos como el del cuento que nos ocupa, “Fabricación casera” (único editado en ebook). Lo hace además con un estilo airado y casi insultante, en la línea de los Angry young men, movimiento literario de los 50 en Reino Unido, que entonces ya languidecía.

by Miss K.
Full Article

“Fabricación casera”, de Ian McEwan.

Traducción de Antonio Escohota. Editorial Anagrama (2012). País: Reino Unido. Fabricación casera forma parte de la selección de Miss K. de libros más vendidos

Consideremos pues que el cuento es germen de otros relatos y novelas cortas como fue “El placer del viajero” (1981), apenas superado en mi memoria por la calidad de su obra posterior. “Frabricación casera” es un relato despiadado de adolescencia, o tal vez sea despiadada la adolescencia. En primera persona, el protagonista nos narra con desfachatez e indolencia su aprendizaje del delito, las drogas y el sexo (apunten que tiene 12 años la criatura). Y cómo le va naciendo no la conciencia de clase (lo que sí ocupaba a sus predecesores los jóvenes airados) sino el desprecio por la vida común y el fino arte del engaño y la ironía: aprendiz de rufián y vividor que se burla abiertamente de su estrato social y su familia trabajadora. Reflexionando sobre el tiempo, no es difícil concluir que éste, y seguramente el resto de relatos del primer volumen de McEwan, es el prolegómeno del nihilismo absoluto que prendió en Inglaterra a finales de los 70, contagiándonos a todos de las consignas autodestructivas del movimiento “cool” (cuando cool significaba oscuro y frío, pero no glamuroso; léase Joy Division) y el más corrosivo punk de Johnny Rotten.

Deteniéndome en los términos más groseros, casi obscenos y desde luego incorrectos del relato, volví a su primera página: traducción de Antonio Escohotado en su versión Kindle 2012: Escohotado nunca ha entendido de pelos en la lengua ni medias tintas. Y fue así como encontré estas declaraciones del primer traductor en lengua española de “Homemade” (título original): “ Como toda obra vieja de McEwan, esta colección, inquietante, no concede espacio a la moralina o a la salida fácil y tierna; y, sin embargo, poseen sus páginas la exaltación última a una humanidad que no se aborrece por completo. Mi traducción es de 2009 y preferí “Hecho en casa” a “Fabricación casera”, por el sentido latinoamericano de “hacerlo”, referido al sexo”: Guillermo Baquero.

Las críticas a la edición británica del cuento son, como no podría ser menos viniendo del país que hace siglos inventó la corrección política, demoledoras: acusan al autor de verter obscenidades, suciedades, maldades, y de hacerlo desde un personaje y un argumento que no tienen justificación. Buf, ¿le habrá compensado al gran McEwan esta reedición? A mí, sí me compensó leerlo.



0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response

(required)


','

'); } ?>