La crueldad como chiste: “El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, de Jonas Jonasson.

1
Posted June 1, 2012 by in Jonas Jonasson
espana-jonas-jonasson-jonasson-pasea-por-las-miserias-humanas-de-la-mano-de-un-abuelo-de-100-anos$599x0

Rating

Ritmo
10


Estructura
8.0


Argumento
5.0


Estilo Narrativo
7.0


Total Score
7.5

7.5/ 10

Ficha Técnica

Precio: EUR 11,39 IVA incluido
 
Autor:
 
Editora:
 
Formato:
 
Nacionalidad:
 

Novela recomendada para no pensar, y para creer que toda crisis podría ser siempre y aún peor. Especialmente recomendada para leer en la playa rodeado del bullicio veraniego (ahora que el sol no molesta en la pantalla Kindle y que la crisis, hoy y aquí, parece no pudiera ser más nefasta). Abunda en sentido del humor (negro) la primera y única novela del no tan joven Jonas Jonasson (Suecia, 1961), y es ligera como el aire su escritura; se nota además su background como periodista, asesor de comunicación y, sobre todo, productor televisivo. Hay que sumar el hallazgo de una estructura a dos tiempos, separados por los 100 años del protagonista, que el autor alterna con maestría, añadiendo interés y suspense. Comprensible el éxito de la novela, de hilaridad disparatada y veloz y de muy fácil lectura: se pasa un rato entretenido con el centenario abuelo.

by Miss K.
Full Article

“El abuelo que saltó por la ventana y se largó”

“El abuelo que saltó por la ventana y se largo”, de Jonas Jonasson. Traducción de Sofía Pascual Pape. Editorial Salamandra (2012). País: Suecia. Páginas: 416. Selección de Miss K según datos de libros más vendidos

Hay que ponerse en la piel de un sueco para entender bien el desapego familiar y la “mala suerte” de cumplir 100 años. Recuerda algún pasaje de Jonasson al terrorífico Ambrose Bierce, célebre por arrancar un cuento como si nada a la voz de “Una mañana de junio de 1872, temprano, asesiné a mi padre, acto que me impresionó vivamente en esa época” (de “Una conflagración imperfecta”).Como si nada también, el narrador de “El abuelo que…” cuenta como “el año que cumplió 25 murió su madre, algo que lo apenó, y poco después su padre se hundió en el pantano al intentar salvar una vaquilla. Jullius también se apenó, pues le tenía mucho cariño a la vaquilla”. Jullius, coprotagonista de esta aventura universal. Ecos freudianos, kafkianos también, recoge el sueco y tal vez también, el americano.
Y hay que ser sueco, o conocer de cerca la realidad escandinava, para entender la proliferación de organizaciones criminales de las que Jonasson tanto se mofa. No andaré descaminada si aventuro que Jonas Jonasson, que un día dejó su próspero trabajo en Estocolmo, vendió todas sus posesiones y se instaló a escribir esto a orillas del Lago Lugano, se ríe de la gravedad de Stieg Larsson y su compromiso antifascista y antibélico. Me entenderán los millones de lectores de la trilogía Millenium: “El abuelo que….” es igualmente una sucesión vertiginosa de acontecimientos criminales pero en clave satírica. Y hay que conocer a los suecos para entender a estos seres solitarios (y estrafalarios), ávidos de un rumbo y un destino, que se van sumando inopinadamente a esta aventura sin pies ni cabeza. Conocerlos, también, para apreciar la música fría y oscura de Johansson, Jay Jay, que ahora escucho y recomiendo como acompañamiento ideal para el discurrir de la novela compatriota. Fríos los suecos y capaces de describir sin inmutarse los más viles actos criminales, convertidos aquí en chiste. Conocí en persona a algunos personajes de la saga Salander, basados muchos de ellos en casos reales, como real es la sórdida pelea que un padre y hermano siniestros mantienen con la viuda del escritor, despojándola de su memoria; y me refiero claro a Eva Gabrielsson, declarada inexistente por las leyes y la costumbre suecas en el legado de quien fue su compañero afectivo durante toda una vida.
El autor y su abuelo (el centenario Allan, artificiero de explosivos y de azarosa vida) se burlan sin pudor de la estupidez del crimen organizado (algunos criminales de Larsson son también especie de autómatas lobotomizados, ¿recuerdan?), de la policía, el periodismo de supuesta investigación, la política norteamericana y sus arbitrarias decisiones bélicas, de la Guerra Civil española (incluido el célebre miliciano de Robert Capa o su novia: cada vez menos clara la autoría de la foto), de la revolución bolchevique y de la China de Mao contra Chiang Kai-shek, entre un sinfín de acontecimiento históricos.
Tal vez también habrá querido emular Jonasson el éxito sin precedentes de su malogrado paisano, y pardiez que lo va a conseguir, toda vez que su primer manuscrito cayó en manos de una avezada agente literaria que lo vendió a las mejores editoriales del planeta. J.J. ha vuelto a su país y se ha instalado en una de sus mil islas a escribir su segunda novela, en la sola compañía de su hijo y unas cuantas gallinas (según dice su página oficial). Éste era precisamente el sueño que largo acarició Stieg Larsson junto a su mujer. La vida y la Literatura tienen estas crueles paradojas.

Más Libros Kindle


One Comment



Leave a Response

(required)


','

'); } ?>