Los genes de la Historia: “Marcas de nacimiento”, de Nancy Huston.

1
Posted May 18, 2012 by in Nancy Huston
Nancy_Huston

Rating

Ritmo
10


Estructura
10


Argumento
10


Estilo Narrativo
10


Total Score
10

10/ 10

Ficha Técnica

Precio: EUR 6,98
 
Autor:
 
Editora:
 
Formato:
 
 

:

Una historia particular y contada por los niños que explica la Historia con mayúsculas. Una estructura narrativa inmejorable, y emoción a raudales.
 

:

La novela nos hace conscientes de la gran miseria humana.
 

Un propósito ambicioso el que se propuso la escritora francocanadiense: contar la Historia Internacional (con mayúsculas) de casi un siglo, partiendo de California, año 2004, hasta regresar a Munich, 1944, pasando por Israel y el Extremo Oriente. Lo hace en sentido inverso, lo que duplica la aspiración y el logro de la novela; y lo hace desde la mirada de cuatro niños, testigos y relatores de las cuatro generaciones sucesivas de esta saga: triple proeza la de Nancy Huston. Los asuntos de fondo son el sentimiento de desarraigo y cómo la Historia universal se convierte en genética particular: un alegato antibelicista.

by Miss K.
Full Article

“Marcas de nacimiento”, Nancy Huston.

Traducción: Eduardo Iriarte. Editorial Salamandra (2008). País: Francia. Páginas: 320. Marcas de nacimiento forma parte de la selección de Libros Recomendados de Miss K.

Mereció debidamente el Premio Femina 2006 en Francia y el aplauso de crítica y público, que enseguida catapultaron la novela a la cota de los más vendidos no sólo en sus versiones inglesas y francesa (Huston escribe en francés y se traduce al inglés), sino en sus múltiples ediciones, incluida la de habla hispana. Los niños cuentan sus pequeñas historias, y sus relatos son tiernos y crueles, lúcidos y muy emocionantes; y van en busca de una especie de eslabón perdido que intuyen guarda el pasado de la familia como inefable secreto. La llave de lo sucedido, como en toda buena novela, se plantea desde la primera página pero no se dilucida sino en la última. En el camino, los niños contemplan las rarezas de sus mayores sin entender (como tampoco el lector entiende) y contagian su curiosidad ingenua y limpia. Sólo al final, niños y lectores entenderán las conductas adultas y estarán en condiciones de juzgar la Historia y la inocencia de quienes, anónimos, la sufren. Huston relata bellísimamente cómo el devenir político de los pueblos puede impactar el destino de las vidas particulares; cómo esa Historia mayúscula se transmite incluso sin hablar a lo largo del tiempo y las generaciones, tal que una marca que desde el nacimiento, silente e incluso ignorada, diagramara el acontecer personal, convirtiéndose en una especie de herencia congénita.

La novela atrapará al lector desde las primeras páginas y sin remedio, de la mano de un niño americano prototipo de la educación belicista que los estadounidenses se esfuerzan en disfrazar de mil maneras, sin conseguirlo. Un principio que enlaza de forma circular con el final, que es el comienzo real de la Historia. Nuestro primer protagonista se enfrenta sin rubor a las imágenes digitales de cadáveres masacrados en la guerra de Irak, un juego para el prodigioso Sol, el niño nerd sobreprotegido por sus padres, que a sus seis años es ya fiel admirador del presidente George Bush. A partir de aquí, Huston se interna en un recorrido inverso no para justificar sino para entender las causas de semejante degradación humana en el siglo XXI. Toma el relevo la infancia de su padre, años 80, transcurrida entre el puerto israelí de Haifa y su desembarco en el de Nueva York. El flashback continúa con la abuela Sadie, que vive sus primeros y decisivos años de vida en Toronto; y de allí, Huston nos lleva a conocer un secreto inconfesable en la infancia bélica de la bisabuela Erra, sin perder nunca de vista el presente de las primeras páginas. Hay evidentemente en “Marcas de nacimiento” un alegato antibelicista (las cuatro generaciones recorren cuatro guerras: Irak, Israel, Vietnam y II Guerra Mundial) y un deseo de denunciar el dolor infantil del desarraigo, que tiene que ver con la biografía de la autora. Nancy Huston nació en Calgary (1953) y a los seis años fue abandonada por su madre; el padre rehace su vida junto a una esposa alemana y juntos emigran a Frankfurt, donde Nancy vive hasta su edad universitaria: estudia semiótica en París con el gran profesor Roland Barthes. Francia se convertirá en su tierra de adopción.

Si bien no procede revelar en qué consiste esa marca de nacimiento, que aparentemente es una especie de lunar o descamación circular en la piel, cabe decir que es un suceso histórico que hace apenas unos años se conoció: plan Lebensborn, maquiavélicamente diseñado y ejecutado por el aparato de Adolf Hitler, para preservar la supremacía de la raza aria. No diré más.


One Comment


  1.  
    maria cristina bañez

    Me pareció una novela maravillosa, agil, relatada maravillosamente por esos cuatros niños que fueron dando sus vivencias, segun sus crianzas, las épocas en que transcurrieron sus infancias..Muy recomendable!!!!





Leave a Response

(required)


','

'); } ?>