Agradecidos a su impudicia, lady: “A la caza del amor”, de Nancy Mitford.

0
Posted May 19, 2012 by in Nancy Mitford
Nancy-Mitford_photos

Rating

Ritmo
7.0


Estructura
6.0


Argumento
8.0


Estilo Narrativo
9.0


Total Score
7.5

7.5/ 10

Ficha Técnica

Precio: EUR 6,64
 
Autor:
 
Editora:
 
Formato:
 
 

:

La fina ironía y el impúdico realismo de la autora: frivolidad de alta pluma.
 

:

La temática de Mitford no va más allá de sus círculo sociales y familiares, cuando intenta profundizar en acontecimientos históricos su punto de vista resulta insustancial.
 

Apenas conocíamos su existencia antes de que Libros del Asteroide reeditara tres de sus novelas, que datan en torno a los años 40. A partir de entonces, no hemos dejado de ver y leer sobre este mito de la alta sociedad británica que son las hermanas Mitford; seis hermanas, hijas del segundo barón de Redesdale. La aparición en España de la primera de estas novelas, “A la caza del amor”, en 2005, fue como un antes y un después en el sentido trascendental y denso de la literatura: vive la frivolité!; pero la frivolité bien escrita, bien fundamentada, que no hace ascos al relato de la realidad por triste que ésta sea. Pongamos que Nancy Mitford fuera un Scott Fitzgerald femenino o una Pardo Bazán de su época (Londres 1904-Versalles 1973).

by Miss K.
Full Article

“A la caza del amor”, de Nancy Mitford. Traducción: Ana Alcaina. Libros del Asteroide (2005). País: Reino Unido. Páginas: 265. 

No es que la autora brille especialmente por la hondura de su escritura, pero sí por las filigranas de su ironía y lo finísimo de sus retratos. La vida familiar de los Mitford y la particular de cada una de sus hermanas, son el trasunto evidente de los personajes de “A la caza del amor”, por no decir simplemente asunto. Unas vidas a cada cual más extravagante. Diana fue la esposa del líder fascista británico Oswald Mosley; Unity, amiga íntima de Hitler, enloqueció; Pamela y Deborah fueron hasta el final de sus días el más impecable referente de vida de la alta sociedad británica. Apenas se desmarcaron Jessica, que llegó a ser una reconocida periodista en Estados Unidos, y Nancy, cronista de época y escritora de un puñado de novelas y otros tantos ensayos históricos y referenciales de costumbres (las suyas).

Los lectores (lectoras en su mayoría), que en vida de la Mitford dieron una cálida acogida a sus libros, han agradecido también ahora las bondades de una prosa que les permite transcender a las más a las más altas dosis de frivolidad alcanzable por un alma sensible y una mente lúcida (artículo de Lourdes Garzón, directora del Vanity Fair español http://www.librosdelasteroide.com/articulo-sobre-nancy-mitford-en). Embaucadores son además no sólo su prosa cuidada y fina sátira al más puro estilo británico, sino el retrato de época, la carga psicológica de sus retratos (especialmente de sus personajes secundarios) y, llamémosle así, la falta de pudor de la autora. En “A la caza del amor”, la narradora va centrándose paulatinamente en la vida de una de las Mitford hasta confundirse con ella, la prima Fanny, Linda Radlett o Nancy Mitford (narradora, personaje y autora) es un mismo ser y sus peripecias vitales y/o emocionales. A saber, tres sonadas y tóxicas relaciones sexuales: la primera con un aristócrata que finalmente se decantó homosexual; la segunda con otro hijo de la aristocracia británica (a cuyo padre la Historia cita como amanta de Oscar Wilde), de vida promiscua y disoluta que obligó a la noble escritora a ejercer multitud de oficios alimenticios y hacerse cargo de la hacienda doméstica hasta hartarse; y la tercera, con un político y militar francés próximo al general De Gaulle por quien decide trasterrarse a París, donde no pasó de ser amante del “coronel” (nombre que se le da en la novela) pero disfrutó de una agitada vida sociocultural, hasta su muerte en Versalles en 1973; eso sí: sin dejar jamás de sentirse una auténtica lady 100% británica. Fue enterrada junto a sus hermanas en Oxfordshire con su nombre de casada.

Ciertamente, una vida novelable que además tuvo secuela y precuela en otras entregas: “Amor en clima frío” (1949) y “Trifulca a la vista” (1935). En esta última, la Mitford ironiza en torno al nazismo inspirándose en la pasión que llevó a dos de sus hermanas a abrazar ideológica y sentimentalmente la causa (ella misma retiró el libro y detuvo su venta toda vez que fue consciente del terrible escándalo y problema familiar al que se enfrentaba, pero nada ha impedido su rescate ahora). A mi parecer, ninguna de las dos, si bien son aconsejables, llega a la altura de “La caza del amor”. Se quedan en una especie de déjà-vu, o será el agotamiento del tema lo que por veces aburre. No obstante, me gustaría preguntar a incrédulos o descreídos, ¿quién dijo que la propia experiencia no daba buena literatura? Y aconsejarles que lean a la Mitford.

Además:

“Trifulca a la vista”. Libros del Asteroide, 2011. Reino Unido. 264 pags.

“Amor en clima frío”. Libros del Asteroide, 2008. Reino Unido. 336 págs. VO.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response

(required)


','

'); } ?>