Tu eBook te observa

0
Posted July 9, 2012 by Miss K. in Tendencias
mercado

Tendencias y argumentos

Editores y autores, en el pasado no tenían ninguna manera de saber lo que ocurría cuando un lector se sentaba a leer un libro. Cuatro años después de la aparición del Kindle, empiezan a tener datos sobre cuanta gente compra un libro en particular, cuanto tardan en leerlo, si lo acaban, donde lo leen…y a utilizar esos datos. Este articulo en el WSJ describe en detalle la situación actual de esta tendencia y las posibles consecuencias para todo el ecosistema de edición digital.

Las conclusiones más relevantes nos parecen las siguientes:

  1. La posición dominante de Amazon como editor, vendedor y fabricante de libros electrónicos para utilizar los datos de lectura y almacenarlos en sus servidores.
  2. La estrategia de competidores como Barnes & Noble con el Nook eReader o Copia, una plataforma de lectura digital, compartiendo esta información con editores para ayudarles a publicar libros que mantengan la atención del lector (Nota: que sepamos Amazon no comparte esos datos con editores todavía).
  3. La aparición del problema de la privacidad del usuario en el negocio editorial.

Ejemplos del tipo de información que B&N o Copia empiezan a compartir con editores y autores:

  1. Los usuarios que compran el primer libro de series populares cómo “50 sombras de Grey” tienden a leer todos los libros de la serie como si estuvieran leyendo una única novela.
  2. Libros de no ficción tienden a leerse esporádicamente y los muy largos tienden a dejar de leerse antes. Las novelas en cambio se leen de una tirada.
  3. Los fans de ciencia-ficción, romance y crímenes normalmente leen más libros más rápido que lectores de novelas de ficción y acaban la mayor parte de los libros que empiezan.
  4. Los lectores de novelas ficción dejan los libros más habitualmente y tienden a ir de un libro a otro.

Las consecuencias de la utilización de esta información se pueden observar con la aparición de secciones en las tiendas de ebooks de libros de no-ficción más cortos, tipo Amazon Kindle Singles, Nook Snaps y editoriales especializadas en eBooks de menos de 10.000 palabras (según Amazon el Natural Reading Size), como Byliner o Now and Then. También se observan cambios en el tipo de perfiles que tienen que contratar las editoriales para analizar esos datos y desarrollar nuevas interfaces y funcionalidades de lectura asociadas con los mismos como ingenieros y desarrolladores de producto.

Por ultimo resaltar el asunto de la privacidad. El mundo editorial había conseguido evitar aparecer en el centro de este debate pero debido a la aparición de nuevos hábitos de lectura, como el compartir subrayados o marcas de lectura con otros usuarios, puede que se encuentren con un rechazo inicial por parte de algunos lectores y que haya que imponer algunas restricciones legales para la utilización de los datos, algo a lo que no estaba acostumbrados. En este sentido, resulta curiosa la coincidencia con el comentario en el articulo de Muñoz Molina ayer en Babelia, donde dice que le  “irritan tanto esos subrayados del Kindle que le informan a uno del número de lectores que han destacado una cierta frase en un texto electrónico”.  No cabe duda que la experiencia de leer en soledad un libro (o cualquier cosa) está definitivamente transformándose.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

','

'); } ?>