Dos de chinos: uno cadáver y otro muerto

0
Posted December 12, 2012 by Miss K. in Avances
Ángel Villarino

Coinciden en la mesa de novedades dos crónicas (la primera en plan ensayo, la segunda más periodística) sobre el destino de los muertos chinos. Curioso en principio, pero lógico que nos preocupe a dónde van después de la muerte tal cantidad de millones de almas, no vaya a ser que también en el más allá nos las encontremos vendiéndonos nuestras propias vidas a la puerta misma del sepulcro.

¿Adónde van los chinos cuando mueren?

Es el ocurrente título de Ángel Villarino, publicado por Debate, para contarnos la vida y negocios de la comunidad china en España. La historia de cómo se han convertido en la comunidad inmigrante más próspera de nuestro país. Un libro que tumba los mitos más extendidos sobre estas supuestas mafias y saca a la luz aspectos igualmente sorprendentes.
Villarino vive en China y desde allí contestó un encuentro digital con los lectores de elmundo.es/angel-villarino que os recomiendo.

Y para muestra:

P.-No he visto nunca un entierro de un chino. ¿No se mueren?¿Se volatilizan?¿Los “reciclan” como proteínas en los restaurantes?
R.-¿Has visto un entierro de ecuatorianos, de británicos o de marroquíes? Son comunidades más grandes que la China en España y tampoco hemos visto sus entierros. A lo mejor es que ver un entierro no es algo común a no ser que trabajes en una funeraria.
Es una leyenda urbana, nacida en Francia y extendida por toda Europa. Su relativamente baja tasa de mortalidad se explica con motivos demográficos (los primeros llegaron hace 30 años muy jóvenes y todavía no están en edad de morir de viejos, y los que lo están se jubilan en China porque es mejor retirarse allí). A los muertos, bien los entierran en España, bien los incineran y mandan las cenizas. He estado en cementerios y en funerarias, y SI hay chinos.

Más sorprendente aún es el título de esta crónica narrativa: El paseante de cadáveres, de Liao Yiwu, publicada por Sexto Piso. Estoy deseando recibir el libro, del que dicen es una magistral compilación de relatos periodísticos que recorren las arterias del gigante asiático, “el país que se perfila para ser la próxima cultura hegemónica en el mundo. Nos lleva a través de su convulsa y terrible historia (con cuentos de hambrunas y canibalismo), nos transporta por sus encantadoras tradiciones y creencias ancestrales y nos sitúa en una perspectiva de la realidad china, completamente ajena y diferente a la que suele circular en los medios.
Algunas de las historias de este magnífico volumen incluyen situaciones como la añeja costumbre de los paseantes de cadáveres: personajes que se contratan para transportar a aquéllos que fallecieron fuera de su lugar de origen hasta su hogar para que su alma pueda encontrar el descanso eterno, cuestión que llevan a cabo con misteriosas y místicas procesiones que implican que los cadáveres respondan a sus órdenes y cánticos. También incluye personajes fascinantes como un viejo campesino que logró convencer a toda la población en la que vivía de que él era el verdadero emperador señalado por Dios para liberar a su pueblo, o escalofriantes relatos como el de un hombre dedicado a vender mujeres del sur de China a poblados en done casi la totalidad de la población es masculina”.
Pues eso, que aprendamos un poco más de lo que se nos avecina, a través de sus costumbres funerarias, entre otras. Porque ¿dónde se conoce mejor a un pueblo que en sus mercados y cementerios? El muerto al hoyo y el vivo, al bollo.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

','

'); } ?>