Lluís Llach: memoria reconstruida

0
Posted October 23, 2012 by Miss K. in Avances
Pep-Guardiola-y-Lluís-Llach-en-concierto-contra-el-Sida

Memorias de unos ojos pintados, Lluís Llach

Se me había pasado, de obvio, que Lluís Llach reaparecería en formato libro. Y así es, Memorias de unos ojos pintados ha salido a la venta traducido del catalán y editado por Seix Barral. Y digo obvio porque estaba cantado, y nunca mejor dicho. Lo visité en su casa de Porrera, en sus viñedos viejos, para hablar de su retiro. La entrevista me dio el título y la primera piedra de un libro que ya comentamos en kebooks a propósito de Boadella, porque fue otro de los siete personajes de El bello oficio de hacerse viejo.

Miss K.– Dice que cuando mira hacia el futuro no se ve cantando sino ejerciendo un oficio propio de viejos. ¿Escribir, por ejemplo?
Lluís Llach.-Quizá. Dicen que quienes componemos y hacemos líricas nos parecemos de lejos, de muy lejos, a los poetas, pero que en realidad nuestro oficio es observar y destilar esta observación, produciendo incluso sensaciones que resumen sentimientos vitales. Bien, pues a mí me gustaría dedicarme a ello: observar y destilar; y si todo eso va a tener una forma final o no, pues realmente me importa un pito. Mi egolatría, mi necesidad de trascender la tengo totalmente satisfecha desde los 19 años en que me encontré cantando delante de miles de personas.
Memorias de unos ojos pintados es una historia de amor que vuelve la vista hacia los tiempos de juventud de sus padres (Llach componía entonces al piano bajo la hornacina con las cenizas de su madre, en sentido literal y metafórico). Cuenta la amistad de cuatro jóvenes en el barrio obrero de la Barceloneta, años 30, cruzada por las ilusiones de la República y el horror de la Guerra Civil y la represión franquista, “que influyen de una manera especialmente trágica en la relación de amor y amistad entre los protagonistas”, chicos/chicas. Uno de ellos, ya viejo, “narra su experiencia estremecedora a un joven director de cine que busca un argumento para una película”. Y al parecer, esto es lo que a Llach le ha sucedido, ahora que vive retirado del escenario, en una escena mucho más real (ha montado una ong en Senegal donde trabaja convirtiendo pateras en barcos de pesca y enseñando a los jóvenes las artes marineras). Asegura que se puso a escribir por encargo de un director de cine que le pidió un guión. Pero, ¿es este el guión? Premio a quien lo adivine. ¿Nos defraudará la novela a los que tanto gustamos de sus líricas y su voz? Se sortea un ejemplar de Memorias de unos ojos pintados a la opinión mejor construida sobre el libro.

Les dejo una entrañable canción:
Pep Guardiola, Lluis Llach, Silvia Pérez Cruz “Ara Mateix” Palau Sant Jordi 8/06/12


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

','

'); } ?>