La Guerra Civil que vivió Robert Capa

0
Posted August 22, 2014 by Miss K. in Recomendados
robert capa libro miliciano

¿Sabían ustedes que el legendario Robert Capa y su cámara fotográfica fueron inseparables?

Yo lo supe una tarde, hace unos años, en la que alguien me regaló para Navidad su libro de fotografías. Era una gruesa publicación que me obligó a hacer un buen lugar en mi desbordada biblioteca. Tuve que mover incluso el sitio donde suele descansar mi gato Rodolfo. Recuerdo que lo leí una tarde, acompañada de varias tazas de humeante té, y la sensación que me dejó fue que la cámara casi que le daba sentido a la existencia de Capa, y viceversa. Ambos estuvieron – se acompañaron – en los principales conflictos bélicos del siglo XX. Bajo lluvia y el sol, entre las balas y el barro. También se dieron tiempo para fotografiar celebridades, hombres de a pie, pueblos y ciudades.

“El miliciano abatido. Diario de guerra de Robert Capa”, de Miguel Manzano

Ahora vuelvo a repetir la misma disfrutable experiencia que viví aquella vez. Podemos viajar junto a él, estar en los mismos lugares que pisó y casi sentir sus mismos miedos, desafíos, amores y felicidades. Porque tenemos “El miliciano abatido. Diario de guerra de Robert Capa”, de Miguel Manzano, una novela que, de manera ágil y detallada, reconstruye gran parte de la vida del genial fotógrafo. Sobre todo el período en el que Capa cubrió la Guerra Civil Española.

Comparto con ustedes lo que dice el autor: “Es una historia novelada y biográfica basada en la vida del famoso fotoperiodista húngaro, centrándose especialmente en su etapa como reportero en la Guerra Civil Española, en los años previos del París bohemio de los 30 y en su posterior etapa, ya convertido en toda una celebridad, en Hollywood. La novela es una historia de superación personal, de pasión y de tragedia junto con quien fue el gran amor de su vida, Gerda Taro. Asimismo es una radiografía de los medios de comunicación de la época, momentos en los que nació el fotoperiodismo moderno con revistas gráficas como Life, Regards, Vu, Berliner, etc.”

Según Manzano, gracias a varias investigaciones a las que tuvo acceso, ha podido incluir en su novela “una gran cantidad de detalles históricos e imaginar una gran multitud de situaciones y sucesos de la vida de muchos de los personajes que aparecen en la novela, la gran mayoría, tanto nacionales como internacionales, reales”.

La novela tiene 550 páginas y se abre con una tristemente vigente frase de Capa: “La guerra es una actriz que envejece: cada vez más peligrosa, cada vez más fotogénica”. En los primeros párrafos, casi como un presagio, se cuenta un imaginario (¿o real?) diálogo entre él y un joven recluta, llamado Jerry Thomas, de Arkansas, que se pone a rezar minutos antes de que ambos desembarcaran en las playas de Normandía, en junio de 1944. Uno con una metralleta apretada bajo el brazo y el otro con su cámara en alto, evitando el agua congelada.

– Nunca se sabe demasiado en esto, chico – le dice Capa al tiempo que frunce su ceño. – Tienes que ser, sobre todo, muy prudente. ¡Un simple parpadeo te puede costar la vida!

Cruel ironía del destino: diez años después, Capa murió al pisar, en un parpadeo, una mina en Vietnam. Un minuto antes había fotografiado, con sus cámaras Contax y Nikon, el mismo terreno en el que encontraría la muerte

El relato fluye, abundan los detalles y las reconstrucciones de época, y se mete tan de cerca en la cobertura bélica, que por momentos uno tiene la sensación de estar oyendo el zumbido de las balas. Si ustedes se descubren entrecerrando los ojos y esquivándolas es porque, efectivamente, dejaron que ésta buena novela los llevase de la mano a aquellos momentos tensos y únicos, donde el amor y la muerte eran – casi como hoy – las dos caras de una misma moneda.

La novela ha alcanzado la segunda edición, lo que demuestra que Capa, su entorno y su obra, a 60 años de su muerte, sigue generado interés y hay un gran número de seguidores – entre los que me cuento – que mantienen vivo su recuerdo. Como no podía ser menos, la tapa de la novela muestra el preciso instante en el que el miliciano Federico Borrell es abatido en Cerro Murriano, cerca de Córdoba, el 5 de setiembre de 1936, durante una fallida incursión republicana. Y que Capa inmortalizara con su lente mágico.

 


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

','

'); } ?>